Caminos de mesa

Los caminos de mesa hechos de tejidos suntuosos pueden añadir un toque de elegancia a una mesa. Por otro lado, pueden animar una cena informal con un diseño divertido o una cena navideña con patrones de acebo o lirios de Pascua. Con la gran variedad de opciones para elegir, hay un camino de mesa para cualquier tipo de cena o evento.

¿De qué están hechos los caminos de mesa?

Los caminos de mesa son piezas de tela largas y estrechas que corren por el centro de la mesa de un extremo al otro. También puedes usar dos en cada lado. Los caminos de mesa pueden colgar por encima de los extremos o puede colgar casi hasta el suelo.

Los caminos de mesa están hechos de una gran variedad de materiales. Incluyen encaje, seda, terciopelo, satén, algodón y lino. Pueden ser tejidos para que parezcan tapices medievales o zarapes mexicanos, estar hechos de pedazos de tela con una apariencia acolchada, o estar hechos de yute trenzado. Algunos están hechos de arpillera o arpillera con bordes de encaje o cinta, y otros tienen flecos o borlas en sus extremos. Pueden estar bordados o adornados con lentejuelas o abalorios. Pueden ser reversibles y tienen patrones de cuadros escoceses, guinga, hojas, flores y cachemir.

¿Cómo se cuida de un camino de mesa?

La forma en que se lave o no el camino de mesa depende del material con el que está hecho. Pero con independencia del material del que esté hecho, debes:

  • Limpair de inmediato los derrames. Con la mayoría de las telas, enjuaga lo que quede del derrame con agua tibia y un detergente suave.
  • Lava el camino de mesa inmediatamente después de usarlo, incluso si tienes la intención de mantenerlo sobre la mesa como decoración. Usa agua tibia o incluso fría y blanqueador a base de oxígeno. Si hay una etiqueta de cuidado, siga las instrucciones. No utilice suavizantes, ya que pueden debilitar el tejido de la tela.
¿Cómo se guardan los caminos de mesa?

Cuando no se utilizan, la forma correcta de guardarlos es primero plancharlos, si es posible, y luego enrollarlos. Puedes hacerlo con un objeto en forma de tubo, incluso con un tubo de cartón del papel higiénico. Enrolla unas cuantas hojas de papel de seda sin ácido sobre el rollo, luego pasa el rodillo sobre él y cúbrelo con más papel sin ácido. Guárdalo horizontalmente en el clóset de ropa blanca. También puede colgarlo de una percha acolchada. Pon primero un poco de papel de seda entre la percha y el camino de mesa.